Noticias de abril: DE TOKIO A IRLANDA DESCONFIANZA Y MEGAFUSIONES

Tokio. El ministro R.Hashimoto promete un plan de reactivación económica donde se contempla una reducción fiscal de 30 500 millones de dólares en el transcurso de dos años, repartiéndose por mitades, 15 200 para este año fiscal y el restante para el 99-2000. Estas medidas inmediatamente produjeron criticas airadas que las declararon insuficientes y medidas de corto plazo que no reemplazan cambios estructurales imprescindibles. Como consecuencia, en vez de una reanimación de la bolsa, ésta se hundió en el pesimismo durante los días siguientes.

Jakarta. El Gobierno de Suharto y el FMI firmaron una tercera carta de intenciones para restablecer esta vez la continuidad en el flujo de los préstamos del Fondo Monetario, por una orden de 3 mil millones de dólares (parte de los 43 mil millones que han sido prometidos). Vale la pena recordar que en Indonesia, el sector privado tiene deudas por 71 mil millones de dólares. Esta nueva aproximación del FMI al gobierno de Suharto, mira sobre todo a tranquilizar la volatilidad de los mercados asiáticos.

Nueva York. Se anunció la fusión de Citicorp y Travelers Group, lo que viene a crear la mayor corporación en términos de activos y el mayor grupo de servicios financieros del mundo. Se llamará Citygroup. Ni cortos ni perezosos, unos pocos días después el proceso de megafusiones se disparó,
Y "sin miedo a incurrir en riesgos monopólicos", se ha producido la fusión del Bank of América con el Nationsbank, en una operación que se transforma así en el banco comercial más importante de los EEUU, con un capital activo de 570 mil millones de dólares. Esta última operación de fusión importó 60 mil millones. Por su parte Bank One y el First de Chicago, también se fusionaron.

El Citygroup, anuncia a su vez nuevas asociaciones, con la empresa británica Standard Chatered West y con la financiera Merril Lynch.

Belfast. Se anuncia que tras negociaciones que fueron presididas por el ex senador norteamericano Robert Mitchell se establece un acuerdo que permitiría , luego de ser sujeto a referendum el 22 de mayo próximo, establecer la paz en Irlanda del Norte. Participaron en dichas conversaciones los gobiernos de Irlanda y de Gran Bretaña, el lider sindical David Trimble, el líder del Sinn Fein, Garry Adams, y el líder nacionalista irlandés John Hume.

El acuerdo puede conducir a una unificación de Irlanda del Norte con la República de Irlanda.

El Ejército republicano Irlandes (ERI) declaró que examinará con cuidado la propuesta "en función de su potencial para producir una paz justa y duradera en nuestro país," y que estudiará "con mucha atención los resultados de las negociaciones para ver si éstas entrañan la posibilidad de conducirnos hacia nuestro principal objetivo: una república socialista y democrática de 32 condados, es decir la unión de los 26 del sur de la isla de Irlanda, con los seis del Norte". El "Agreement" ya ha sido difundido profusamente, en lo principal provee una reestructuración constitucional en el Reino Unido y en sus relaciones con Irlanda, y el establecimiento de una representatividad de Irlanda del Norte, que podría optar entre continuar con su actual situación con relación al reino unido, o unificarse con Irlanda. Se disminuye entretanto la presencia de tropas, se libera selectivamente a prisioneros, y se crea un mecanismo de desarme de grupos paramilitares. El Acuerdo también construye una declaración de los derechos humanos y provee algunos esquemas de desarrollo económico. Claramente Gran Bretaña mantiene una posición de control. Los partidarios irlandeses del acuerdo, ven en él una posibilidad para movimientos políticos, sus enemigos, como un exceso de concesiones al ERI. Otros, como un San Andrés en inglés. El propio George Mitchell declaró: "El camino todavía es largo. Habrán muchas controversias. El arreglo implica muchas dificultades. Subsiste una posibilidad de fracaso."

Regresar a página inicial