Revista Globalización Revista Globalización  
Revista Mensual de Economía, Sociedad y Cultura - ISSN 1605-5519 -


JULIO 2016

- Alertas rojas: señales de implosión en la economía global Jorge Beinstein
- El pronóstico y su futuro Walter Ritter Ortiz
- Cidade como agente no desenvolvimento criativo Hiparcio Stoffel, Mary Sandra Guerra Ashton, Serje Schmidt
- Proyecto SYNCO - Práctica cibernética en el Gobierno (Parte 5) Stafford Beer
- Mauricio Rodríguez, presidente de ViVe TV: A Venezuela le aplican la "Receta Chilena" Arnaldo Perez Guerra
- La CNTE, un nuevo momento de protesta: ¿Cómo construir un nuevo camino?
- La trampa ideológica de la paz Fernando Dorado
- Los "puntales" neoliberales del Ministro de Hacienda R. Valdés Hugo Fazio
- Proceso de cambio o Retroceso en el Cambio Atawallpa Oviedo Wakakué
- Capitalismo en su hora final Entrevista a Jorge Beinstein por Arnaldo Perez Guerra
- Repudio contra nuevas acciones de hostigamiento hacia Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen
- La batalla por la Patria Grande Simona V. Yagenova
- Tecnopolítica y nuevo tiempo social Francisco Sierra Caballero
- La guerra mediática y la necesidad de reinventar el discurso y reimaginar la izquierda Aram Aharonian
- TeleSur revela nexos de políticos y periodistas con la CIA para desestablizar Gobierno ecuatoriano Telesur
- Puntos del fin del conflicto Gobierno FARC
- El control de las cadenas mundiales de suministros y la acción sindical Juan Hernández Zubizarreta y Pedro Ramiro
- El problema de la educación superior Luis Armando González
- Solidariedade e luta dão o tom do debate da juventude internacional Gustavo Marinho
- FMI y la "mea" culpa Javier Suazo
- A captura do poder pelo sistema corporativo Ladislau Dowbor
- Brexit, regresamos a Picadilly Oscar Ugarteche
- Chau el TLC Mercosur-UE, con la pequeña ayudita del Brexit Rubén Armendariz
- Los movimientos en la posguerra colombiana Raúl Zibechi
- Erdogan y su triángulo con Riad y Tel Aviv Pablo Jofre Leal
- Argentina, de la opción por el Atlántico Sur a la Alianza del Pacífico Luis Wainer
- Argentina: La economía de Macri Claudio Katz
- Caem as máscaras dos movimentos pró-impeachment Glenn Greenwald
- El gigante del sur tendrá que combatir Manuel E. Yepe
- O que pensa a esquerda sobre um plebiscito para novas eleições? Rute Pina
- Chile. Un puñado de enunciados insumisos y provisionales Andrés Figueroa Cornejo
- Convocar a la ciudadanía y reencauzar el proceso de paz Fernando Dorado
- "Unidad, programa político común e integración, claves de nuestro triunfo y de nuestro futuro" Katu Arkonada
- Entrevista a Pedro Páez Pérez: "Nos ha faltado un análisis crítico más profundo sobre las limitaciones estructurales"
- Nuestro proceso revolucionario Felipe Cuevas Méndez
- México: Peña Nieto y el PRD siguen asesinando maestros Carlos Aznárez
- El Canal de Panamá sin plan de desarrollo nacional Marco A. Gandásegui h.
- Carta abierta desde el sur Jorge Sotelo Salas
- Curuguaty: El enemigo no era Stroessner sino el sistema judicial monstruoso que dejó Martín Almada
- Afrodescendientes, Aristóbulo y la retoma de la agenda de los movimientos sociales Diógenes Díaz
- La derecha venezolana cierra las puertas a la concertación Modaira Rubio
- La estructura de las bandas paramilitares y los intentos de para-Estados Questiondigital
- Pacha y paqha: tiempo y espacio en la filosofía andina Javier Lajo
- Mentes sabias se equivocan Ileana Alamilla

Artículos recomendados
Glob TV




Alertas rojas: señales de implosión en la economía global

Jorge Beinstein

A fines de Mayo, durante la reunión del G7 Shinzo Abe, primer ministro de Japón, anunció la proximidad de una gran crisis global1, el comentario más difundido por los medios de comunicación fue que se trataba de un alarmismo exagerado reflejo de la difícil situación de la economía japonesa. De todos modos no faltan los que admiten la existencia de peligros pero en general los atribuyen a los desequilibrios financieros de China, a la recesión en Brasil o a las turbulencias europeas. La situación en los Estados Unidos suele merecer comentarios prudentes distantes de cualquier alarmismo. Sin embargo el centro motor de la última gran crisis global (año 2008) fue la explosión de la burbuja inmobiliaria estadounidense, ahora los expertos no perciben allí burbujas en plena expansión a punto de estallar sino todo lo contrario: actividades financieras, industriales y comerciales estancadas, crecimientos anémicos y otros señales al parecer tranquilizantes que alejan la imagen de algún tipo de euforia descontrolada.

Pero es imposible ignorar la realidad. Los productos financieros derivados constituyen la componente mayoritaria decisiva de la trama especulativa global, solo cinco bancos de los Estados Unidos más el Deutsche Bank han acumulado esos frágiles activos por unos 320 billones (millones de millones) de dólares2 equivalentes a aproximadamente 4,2 veces el Producto Bruto Mundial (año 2015), eso representa el 65 % de la totalidad de productos financieros derivados del planeta registrados en diciembre de 2015 por el Banco de Basilea. Esa hiper-concentración financiera debería ser una señal de alarma y el panorama se agrava cuando constatamos que dicha masa financiera se está desinflando de manera irresistible: en diciembre de 2013 los derivados globales llegaban a unos 710 billones de dólares, apenas dos años después, en diciembre de 2015 el Banco de Basilea registraba 490 billones de dólares… en solo 24 meses se evaporaron 220 billones de dólares, cifra equivalente a unas 2,8 veces el Producto Bruto Global de 2015.

No se trató de un accidente sino del resultado de la interacción perversa, a nivel mundial, entre la especulación financiera y la llamada economía real. Durante un largo período esta última pudo sostener una desaceleración gradual evitando el derrumbe, gracias a la financierización del sistema que permitió a las grandes empresas, los estados y los consumidores de los países ricos endeudarse y así consumir e invertir. La declinación de la dinámica económica de los capitalismos centrales pudo ser ralentizada (aunque no revertida) no solo con negocios financieros, la entrada de más de 200 millones de obreros industriales chinos mal pagados al mercado mundial permitió abastecer con manufacturas baratas a los países ricos y el derrumbe del bloque soviético brindó a Occidente un nuevo espacio colonial: la Unión Europea se amplió hacia el Este, capitales de Europa y de los Estados Unidos extendieron sus negocios.

Así fue como los Estados Unidos y sus socios-vasallos de la OTAN siguieron adelante con los gastos militares y las guerras, enormes capitales acumulados bloqueados por una demanda que crecía cada vez menos pudieron rentabilizarse comprando papeles de deuda o jugando a la bolsa, grandes bancos y mega especuladores inflaron sus activos con complejas operaciones financieras legales e ilegales. Los neoliberales señalaban que se trataba de un “circulo virtuoso” donde las economías real y financiera crecían apoyándose mutuamente, pero la fiesta se fue agotando mientras se reducían las capacidades de pago de los deudores abrumados por el peso de sus obligaciones.

Ver texto completo





BUSCAR en rcci.net/globalizacion

Globalizacion - Enlaces:



 


Números anteriores


2016      2015      2014      2013      2012      2011      2010      2009      2008      2007      2006      2005      2004      2003      2002      2001      2000      1999      1998      1997   



Globalización: otros sitios de interés


Recursos en Información: rcci.net

La revista mensual Globalización se publica sólo en forma digital desde 1997.
Publicación fundada por Federico García Morales.
Edita: Colectivo de colaboradores de la revista editores@rcci.net



Contacto