(Home page)
Noviembre 2017

BRASIL: FRACASO DEL LULISMO Y EMERGENCIA DE ALTERNATIVAS



Autores: JORGE LORA CAM, WALDO LAO FUENTES

Colección Temas Estratégicos elaleph.com

PRÓLOGO

Por DECIO MACHADO 1

La lectura de esta obra, la cual goza de un fuerte nivel de producción teórica y una vasta amplitud de fuentes bibliográficas, pone sobre la mesa las múltiples contradicciones en las que incurrieron los gobiernos “progresistas” durante su reciente ciclo hegemónico en América Latina. El esfuerzo de elaboración hecho por Jorge Lora Cam y Waldo Lao Fuentes es un aporte importante para entender la complejidad de la realidad en la que vivimos, planteando paralelamente propuestas que ayudan a pensar en la hoja de ruta que han de recomponer los caminos emancipatorios construidos desde y para las y los de abajo.

Los autores parten de la realidad política brasileña para abordar las problemáticas globales de un capitalismo que si bien en decadencia, no deja de mostrarnos –aunque con cada mayores falencias- su cada capacidad de adaptación, travistiéndose en esta ocasión y en nuestra región bajo formas populistas mediante insólitos ejercicios de teatrales y nuevas narrativas.

Brasil, por su importancia y transcendencia geopolítica, es un buen punto de partida desde el que desarrollar un análisis crítico respecto a lo que nos deja, como triste legado en el subcontinente, esto que hemos tenido a bien definir como “ciclo progresista”. Esta obra puede ser considerada como una reacción a una de las consecuencias más nefastas de este período: la deserción casi completa de toda una generación de profesionales académicos respecto a su rol como impulsores del pensamiento crítico latinoamericano. Convertida esta intelectualidad en voceros de dichos regímenes, pocas veces en la historia hemos asistido a una complicidad tan nefasta entre la simplificación del pensamiento/discurso y la proliferación de ejercicios de genuflexión de la Academia frente al poder.

Jean Paul Sartre, allá por el año 1945 escribiría en la revista Les Temps Modernes, “consideró a Flaubert y a Goncourt responsables de la represión que siguió a la Comuna (de París) porque no escribieron una palabra para impedirla”. Tocará en breve plantear lo mismo respecto a estos voceros del poder “progresista” en relación a su silencio y complicidad con episodios represivos como los emprendidos por gobiernos que se erigieron como representantes de la expresión popular contra la resistencia indígena en el Tipnis en septiembre de 2011 en Bolivia, las operaciones antimotines contra jóvenes urbanos movilizados en diferentes ciudades en junio del 2013 en Brasil o las acciones militares contra el levantamiento indígena de agosto del 2015 en Ecuador, por citar tan sólo algunos ejemplos.

Volviendo al pensamiento sartriano, parecería evidente que la misión de un intelectual es proporcionar a la sociedad una “conciencia inquieta” de sí misma, “una conciencia que la arranque de la inmediatez y despierte la reflexión”. Pero vayamos a más, y reflexionemos si esto de la intelectualidad no debería superar su estatus de oficio o profesión para conllevar una tarea colectiva al servicio de los sujetos comunales en lucha… Citando a Piotr Kropotkin, cabría decir que más allá de los egos inherentes a toda intelligentsia, “sólo los esfuerzos de miles de inteligencias trabajando sobre los problemas pueden cooperar al desarrollo de un nuevo sistema social y hallar las mejores soluciones para las miles de necesidades concretas”.

Es por lo tanto el rol de la intelectualidad un quehacer subordinado a la lucha colectiva, algo que a muchos intelectuales hoy les cuesta aceptar. Por ahí discurre el transfondo de esta obra, la cual tiene como punto de partida un concepto hoy tristemente olvidado que sin embargo es básico: el pensamiento crítico no puede estar atado a los poderes existentes, sino que debe ser autónomo respecto a estos y sus expresiones partidistas que de una forma u otra conforman la vía institucional. Desde el esfuerzo intelectual desarrollado en esta obra, se niega la aceptación de las fórmulas fáciles hoy tan en boga, renunciando a su espacio de confort para buscar la confrontación frente a los poderes existentes. Esto no es factible, y los autores así lo entienden, sin desafiar ortodoxias ideológicas y lógicas conformistas con los distintos modelos de dominación a los que estamos sometidos. Citando a Agamben, “el totalitarismo moderno puede ser definido (…) como la instauración, a través del estado de excepción, de una guerra civil legal, que permite la eliminación física no sólo de los adversarios políticos sino de categorías enteras de ciudadanos que por cualquier razón resultan no integrables en el sistema político”.

De lo anterior se desprende entonces, que sólo un modelo basado en las personas es capaz de no producir personas basadas en un modelo. El pensamiento crítico es por antonomasia un pensamiento radical y abierto, lo que supone profundizar sin concesiones en los mecanismos que mantienen la dominación. Eso, precisamente eso, es lo que hacen los autores durante el transcurrir de las páginas siguientes. Pero Lora y Lao entienden también, lo cual no es baladí en nuestra región y en este momento, que no existe el pensamiento crítico contemplativo, pues este nace del compromiso y es desde ese compromiso desde donde estamos obligados a situar nuestras colectivas reflexiones. Como diría Luís Cernuda, poeta español de la llamada Generación del 27 fallecido en su exilio mexicano, “maldigo la poesía que no toma partido hasta mancharse”. Es desde ahí desde donde no podemos olvidar que fue el accionar de los movimientos sociales -protagonismos anónimos y populares- los que posibilitaron este “ciclo progresista”, siendo posteriormente traicionados por las estructuras partidistas que rentabilizaron dicho acumulado y olvidados por esa intelectualidad hoy al servicio del poder, los cuales han pasado a convertirse en una rémora para la reconfiguración de futuros movimientos antisistémicos y emancipadores.

Centrándonos en Brasil, el libro aborda la profunda crisis que vive el gigante suramericano haciendo hincapié en tres de sus ejes principales: la aplicación de medidas neoliberales inmediatamente después de terminada la campaña electoral del 2014 por el gobierno de Dilma Rousseff, cuya mayor ignominia fue haber basado su discurso electoral precisamente en denunciar de forma agresiva el neoliberalismo existente en el ADN de sus rivales; el impacto de la actual crisis multifacética brasileña y sus consecuencias sociales; y las tramas de corrupción institucional que transversalizan al país, las cuales comienzan a revelarse a partir del caso Petrobrás pero que posteriormente se extienden mediante el descubrimiento de múltiples affaires entre el gran capital nacional y el Estado.

Consecuencia de lo anterior, Brasil vive una crisis que va más allá de lo económico, pues entra en deslegitimidad su institucionalidad y régimen de partidos, pasando a ser una crisis de carácter estructural. En palabras del economista Pierre Salama, el gobierno sufrirá “un déficit de legitimidad y de racionalidad” desde un sentido cercano al que en su día le diera Habermas a dicho término, siendo incapaz para orientar una política económica coherente aunque esta sea de carácter neoliberal. Lora y Lao nos hablan de la carencia en Brasil de un desarrollismo basado en el cambio industrial, y cierto es esta condición, la cual que podemos visualizar con facilidad con tan solo analizar algunos datos económicos.

Para mantener tal aseveración, basta constatar que la industria de transformación brasileña en la industria de transformación mundial (en valor agregado) era de 2.7% en 1980 y cae, momentos antes del inicio de la crisis, al 1.7% en 2011. Siguiendo con las metodologías comparativas, cabe señalar también que las exportaciones de productos manufacturados brasileños también menguan en términos relativos, pasando del 53% del valor de las exportaciones en 2005 al 35% en 2012. Si bien es cierto que la desindustrialización en Brasil se viene desarrollando desde los años noventa y se acentúa a partir del inicio del presente siglo, también lo es que durante el período petista la industria de transformación nacional disminuyó aún más -hablando en términos capitalistas su capacidad competitiva. Lo anterior implica que la economía brasileña se haya reprimarizado, elevándose el peso de sus exportaciones de productos primarios.

La tan alardeada recuperación de la planificación por parte de los gobiernos progresistas demostró a la postre que sus tecnoburócratas desconocían las lógicas que conlleva la globalización capitalista, ignorándose así que en la actualidad las medidas de dinamización neokeynesianas del mercado interno ya no pueden ser independientes al mercado externo. En la actualidad y a diferencia de lo que sucedía a mediados del siglo pasado, el mercado interno no puede ser proyectado sin que sea considerado un modo inteligente de inserción de la economía nacional en el sistema mundo.

El crecimiento económico latinoamericano se sostuvo sobre la necesidad de fagocitación de los recursos naturales por parte de la República Popular China. Pero al igual que muchas economías emergentes aunque en este caso de forma sobredimensionada, China prosperó de manera clásica, construyendo carreteras para unir las fábricas a los puertos, desarrollando redes de telecomunicaciones para conectar unos negocios con otros y ofreciendo a su histórico campesinado puestos con muy superior remuneración en fábricas urbanas. Pero llegó el momento del punto de inflexión en la economía china: la oferta de mano de obra procedente de las zonas rurales se agota y el empleo en las fábricas alcanzó su máxima capacidad; de igual manera la red de autopistas construida en China supera los setenta y cinco mil kilómetros, siendo la segunda más larga del mundo tras Estados Unidos; pero además, la tendencia demográfica se ha invertido y ahora el Estado tendrá que afrontar un novedoso reto respecto a cubrir las necesidad de su clase social pensionista.

Fruto de lo anterior el crecimiento de China se desaceleró y con ello golpeó a nuestro subcontinente. El camino más probable para China es el que siguió Japón a principios de la década de 1970, cuando su economía en auge desde el fi n de la guerra se ralentizó sustancialmente pero continuó creciendo a un ritmo respetable durante una serie de años posteriores. Nada más y nada menos que lo esperable en la fase de madurez de cualquier economía “milagro”.

La desaceleración china pone fi n a un ciclo económico global, cerrando una etapa que para bien o para mal ha alterado el curso de la histórica económica durante las últimas décadas. Se redujo la pobreza global al mismo tiempo que se aceleraron las amenazas de destrucción ambiental, el calentamiento global y la forja de un nuevo modelo de imperialismo que los analistas institucionales al servicio de los gobierno del Sur se niegan a reconocer.

Este boom de los commodities ocasionado por la hasta hace poco descomunal demanda china de recursos naturales, no implicó en Brasil ni en el resto del subcontinente la puesta en cuestión de la lógica derivada de las economías rentistas. Por lo tanto y partiendo de lo anterior, fueron más transformadores los gobiernos populistas gestados entre 1910 y 1954 que el neopopulismo desarrollado a partir de 1999. Lo anterior deriva de la ausencia de reformas estructurales orientadas a poner en función un sistema fiscal que no sea regresivo y una política industrial menos clientelista.

Pasado década y media de gobiernos progresistas en la región, el modelo de desarrollo latinoamericano ha agudizado su dependiente inserción internacional como proveedores de materias primas en el mercado global, implicando una mayor vulnerabilidad de nuestras economías y subordinándolas aún más a las fluctuaciones erráticas de los mercados internacionales.

El agotamiento del período de crecimiento basado en la reprimarización y la financiarización manifiesta los límites del progresismo actual y la necesidad de una política de izquierda que no se reduzca a una simple redistribución del excedente. Pese a los folclóricos discursos oficialistas que llegaron a la osadía de hablarnos de una “segunda independencia”, la historia le volvió a dar la razón a Marx cuando se nos avisó, siglo y medio atrás, de que “la manera como se presentan las cosas no es la manera como son; y si las cosas fueran como se presentan la ciencia entera sobraría”. Así las cosas va quedando también en cuestión hasta el tan altisonante concepto de “década ganada”, el cual esta siendo esbozado mediante las vocerías de esta intelectualidad latinoamericana al servicio de poder.

Fue Tomas Piketty quien hace relativamente poco tiempo nos demostró que desde 1700 hasta 2012 la economía mundial creció en promedio 1.6% anual, mientras la tasa de retorno del capital generó un indicador que oscila entre el 4 y el 5%. Lo anterior implica que la riqueza global terminó en muy pocas manos y en el caso de América Latina estos indicadores han sido aún de mayor concentración. Pese a la reducción de la pobreza durante está última década en la región, lo cual no es un logro de los gobiernos progresistas dado que todos los países del subcontinente bajaron sus indicadores de pobreza en 2003 y 2013 salvo Honduras, y como consecuencia de no haberse intervenido sobre los pilares estructurales de la desigualdad, hoy en América Latina el 10% más rico de la población concentra el 71% de la riqueza. Sería el propio Banco Mundial quien indicaría en un informe del 2016 que de mantenerse esta tendencia en menos de diez años el 1% más rico tendrá más riqueza que el 99% restante.

Fruto de lo anterior, aplica aquella cita de Albert Camus mediante la cual se aseveraba que “la estupidez siempre insiste”, pues los gobiernos progresistas creyeron que los niveles de crecimiento económico que fueron fruto del ciclo alcista de los commodities se mantendrían de forma permanente. Seamos serios, si bien es cierto que han existido países de la periferia más cercana al centro que han conseguido, mediante dinámicas de desarrollo tardo-capitalistas, ocupar posiciones prominentes en el mercado global a costa de viejas potencias en declive, basta releer la teoría marxista del desarrollo desigual y combinado para poner en discusión que esta regla pueda generalizarse. En la cúspide de la pirámide global capitalista no hay sitio para todos, y esto implica que muy pocos países hayan logrado un crecimiento rápido y sostenido a lo largo del tiempo.

Basta hacer un recorrido por la historia económica reciente para ver como a lo largo de cualquier década desde la segunda mitad del pasado siglo, sólo una tercera parte de los países emergentes han logrado crecer a una tasa de crecimiento anual del 5% o superior. Menos de un cuarto han mantenido ese ritmo durante dos décadas y la décima parte durante tres décadas. Sólo seis países (Malasia, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Hong Kong) han mantenido esta tasa de crecimiento durante cuatro décadas y dos de ellos (Corea del Sur y Taiwán) durante cinco décadas. De hecho, durante la última década –con excepción de China e India- todos los demás países que consiguieron mantener una tasa de crecimiento del 5% era la primera vez que lo hacía.

Ahora bien, de la lectura de las páginas de este libro se desprenderá una pregunta que implícitamente nos dejan sus autores: ¿qué podríamos esperar de gobiernos que más allá de su etiqueta progresista llegaron al poder por la vía electoral? Es ahí donde Lora y Lao abren una no tan nueva pero interesante reflexión, pues entienden que la democracia electoral no es más que una herramienta creada para garantizar los intereses de las élites burguesas y la centralidad del Estado ante la sociedad. Llegados a este punto, “con la iglesia hemos topado Sancho” diría Don Quijote en el aquel bellísimo capítulo IX de la obra maestra escrita por Cervantes. Quizás valga la pena nuevamente recuperar el viejo pensamiento anarco-comunista ruso, cuando planteaban que lo que viciaba a la revolución era la burocracia y el Estado. Cuenta Isaac Deutscher al respecto en documento titulado Las raíces de la burocracia que “cuando Kropotkin deseaba mostrar la profundidad de la corrupción moral de la revolución francesa, explicaba cómo Robespierre, Danton, los jacobinos, y los hebertistas se pasaron de revolucionarios a hombres de Estado”. Y cierto es, quedando de forma sobreentendida en este libro, que la fuerza de la burocracia no es otra cosa que el reflejo de la fragilidad de la sociedad.

Lora y Lao nos explican como los petistas brasileños, al igual que sus partners progresistas en la región, confiaron en “la capacidad del Estado para la definición de las geoestrategias económicas nacionales”, ignorando la inexistencia de contradicción entre Estado y capitalismo. Sería allá por 1878, en los manuscritos del Anti Du╠łhring, cuando el viejo Engels aseveraría que “el Estado mismo, cualquiera que sea su forma, es esencialmente una máquina capitalista, es el Estado de los capitalistas, el capitalista colectivo ideal”. Un siglo después y ya mediante máquina de escribir, Fernand Braudel añadiría que “el capitalismo sólo triunfa cuando se identifica con el Estado, cuando es Estado”. Y dos décadas mas tarde, por medio de los teclados de las primeras computadoras domésticas, Wallerstein remataría la cuestión agregando que “el Estado es un elemento que forma parte del funcionamiento del sistema capitalista”, de modo muy particular en su fase monopólica-imperialista. En resumidas cuentas y citando en esta ocasión al amigo Claudio Katz, “no hay mercados fuertes sin estados fuertes” y por lo tanto no estamos hablando de conceptos antagónicos.

Hablemos claro. Más allá de lo que significó como agresión a la clase trabajadora, debilitamiento de la organizaciones obreras y desmantelamiento del Estado, el neoliberalismo fue un proyecto fracasado de las élites dominantes para expandir sus negocios, reforzar su base de acumulación y aumentar su presencia en el mercado mundial. El neoliberalismo ni dinamizó la actividad económica ni incentivó el crecimiento. Los beneficios que generó para las clases dominantes fueron de corto plazo, limitándose a los resultados de las medidas de shock aplicadas despiadadamente contra las y los trabajadores, lo que supuso cierto incremento aunque exiguo de la tasa de explotación. Es a partir de ahí que se desarrolla un “nuevo consenso” por el cual se determina que el mercado por sí solo no resuelve ni la pobreza para dinamizar el consumo y tampoco resuelve las inestabilidades económicas. De acuerdo con lo anterior, incluso sectores conservadores tuvieron que asumir la siguiente conclusión: hace falta entonces “más Estado”.

El párrafo anterior nos muestra lo absurdo del debate inventado por algunos autores sobre si “Estado mínimo” o “Estado fuerte”. El capitalismo lo tiene claro: la cuestión es que el Estado intervenga intensamente a favor del capital, quedando el ámbito de su tamaño sujeto a consideraciones coyunturales. Por lo tanto, el “retorno del Estado” protagonizado por los llamados gobiernos “progresistas” no es más que la adaptación de una perversa variante del capitalismo regional disfrazado bajo una tautológica invocación a soflamas antineoliberales, devolviendo al sistema económico capitalista una legitimidad anteriormente perdida fruto de crack neoliberal en la región. En base a ello, durante el período progresista se articulan apenas meras correcciones sobre los excesos descontrolados del capital que protagonizaron de forma dolorosa la etapa anterior.

Llegados a este punto, surge una nueva pregunta cuya respuesta es categórica y se transversaliza en diferentes momentos este libro: ¿es que se pueden construir alternativas mediante gobiernos que han mantenido su dinámica política y radical-discursiva conviviendo con el poder de las élites económicas? Para los autores, ni siquiera hubo la voluntad de imaginar el fin del capitalismo, motivo por lo cual son evidentes sus carencias respecto a cualquier tipo de elaboración de un proyecto anticapitalista por parte de estos.

Lora y Lao, con otras palabras, dejan claro que ni hubo desmercantilización, ni despatriarcalización de la sociedad, ni construcción combinada de múltiples formas de poder popular, ni procesos de nacionalización significativos, ni gestión obrera en las empresas, ni economía social y solidaria significativa, ni empoderamiento de las organizaciones sociales o populares, ni elaboración de estrategias de lucha contra la alineación… Si como aseveró en algún momento Deleuze, la izquierda más que una ideología es una forma de percibir el mundo; el progresismo quedó muy lejos de percibir el mundo de forma diferente a como lo percibe la ideología dominante. Siendo así las cosas, cabe reflexionar irónicamente sobre que quizás el progresismo rememorando a Marcuse pensó que “si los individuos están satisfechos hasta el punto de sentirse felices con los bienes y servicios que les entrega la administración, ¿por qué han de insistir en instituciones diferentes para una producción diferente de bienes y servicios diferentes? Y si los individuos están precondicionados de tal modo que los bienes que producen satisfacción, también incluyen pensamientos, sentimientos, aspiraciones, ¿por qué han de querer pensar, sentir e imaginar por sí mismos?”.

Sin embargo la escenificación progresista ha sido gloriosa, presentándose a sí mismos como la personificación del orden, de la capacidad de gobernar y tomar decisiones, como protectores paternales del pueblo y velando por sus representados a quienes protegen del rigor del capitalismo salvaje practicado durante la etapa anterior. Para entender lo anterior habría que rescatar a Horkheimer, uno de los principales exponente de la Teoría Crítica de la Escuela de Frankfurt, cuando explicaba que el Estado autoritario es un fenómeno sociológico originado tras circunstancias históricas caracterizadas por la anarquía, el desorden y la crisis, presentándose como la vía para la superación de los problemas existentes. Laclau, ya en el presente siglo, nos diría que “la identificación con un significante vacío es la condición sine qua non de la emergencia de un pueblo”, ignorando que el significante vacío se rellenó de cualquier cosa durante el llamado ciclo progresista. Sería el brasileño Bruno Cava quien demolería la tesis laclauniana en la región, indicando que “en la situación que nos encontramos nosotros, el significante vacío se vacía aún más, no adopta la multitud, pero es fagocitado por aquellos poderes fuertes que no tienen nada que ver con el pueblo, la nación y todos los otros conceptos alegres del vocabulario político de la modernidad”.

En este libro sus autores esbozan que el hecho de que la crisis en Brasil pone en riesgo incluso el proyecto integracionista diseñado para la región, lo que siendo verdad no profundiza en el hecho de que la pretendida construcción de condiciones para el desarrollo autónomo del capital periférico tiene escasa relación con la emancipación social y la libertad. Es, rememorando a Castoriadis, desde la democracia directa y radical donde toma forma fundamental el eje de lucha contra cualquier intento de racionalización capitalista y conformismo instaurado. Sería un europeo, el francés Jean Baudrillard, quien nos diría que la modernidad es una triste farsa donde las dirigencias de los pueblos sometidos, en lugar de diferenciarse de sus dominadores y proceder con su propia revancha liberadora, dedicaron sus esfuerzos a intentar parecérseles y hasta exagerar de forma grotesca su modelo, en sintonía con el aserto de Fanon, “piel negra y máscaras blancas…”.

En el recorrido de las próximas páginas veremos como Jorge Lora y Waldo Lao ponen en cuestión la redistribución estatal de los mayores ingresos derivados del boom de los commodities sin que se halla tocado el patrimonio de la élites. Ciertamente es así, dado que el neodesarrollismo latinoamericano tiene más que ver con la CEPAL tecnocrática que con el pensamiento crítico o cualquier teoría emancipadora. En definitiva, el modelo implementado por el “progresismo” tiene más relación con las continuidades del neoliberalismo que con rupturas respecto a este. Es un hecho que en ningún país de la región se tocó la matriz de acumulación heredada del período neoliberal y que sus soflamas respecto al cambio de matriz productiva quedaron en eso…. ¡soflamas!.

Con el progresismo se instauraron condiciones modernas de explotación a las clases trabajadoras, se mantuvo la distribución desigual de los medios de producción, no se alteraron las estructuras oligopólicas de los mercados y tampoco se redujeron los subsidios estatales a los grandes grupos económicos. Si bien es cierto que hace ya siglos que los bienes naturales de América Latina, en toda su dimensión, fueron incorporados al sistema mundo capitalista como bienes destinados para la retroalimentación del capitalismo global, ha sido durante está última década y media el período en el que se ha agudizado esta dinámica de la modernidad/ colonialidad. Este retroceso nos lleva al renacentismo, cuando Sir Francis Bacon plasmaba su ansiedad mediante el siguiente mandato: que “la ciencia torture a la Naturaleza, como lo hacía el Santo Oficio de la Inquisición con sus reos, para conseguir develar el último de sus secretos…”.

Por otro lado, los autores dejan claro en el transcurrir de las siguientes páginas que la transferencia en forma de subsidios del excedente extractivista –eso que podemos definir como políticas sociales compensatorias careció, mientras duró, de perfil transformador y mucho menos movilizador para la sociedad. En palabras de Carlos Lessa, quien fue nombrado por Lula da Silva para presidir del BNDES en 2003 y luego fue cesado por el mismo tras negarse a apoyar la política neoliberal gubernamental, “pasamos de ser una periferia inquieta a una periferia conformista”, denunciando también dicho funcionario que no existió traspaso de renta de los más ricos hacia los pobres, ni cambios estructurales, pese a que los tres primeros gobiernos petistas fueron “razonablemente exitosos”.

Sería el propio André Singer, quien ejerció como portavoz de la presidencia de Lula, quien reconocería que “como el lulismo es un modelo de cambios dentro del orden, y hasta un refuerzo del orden, por lo tanto no puede ser movilizador”. Pues así las cosas, queda claro que las políticas sociales mejoran transitoriamente los ingresos de los beneficiarios, pero no modifican su lugar estructural. En tan solo dos palabras: no transforman. Brasil está sumido desde hace dos años en la peor recesión económica que ha vivido el país en más de un siglo, y los autores de esta obra nos dicen que el país vive una “crisis de hegemonía” donde no hay fuerzas políticas con propuestas consistentes capaces de darle algún rumbo al país en la disputa por el poder. Textualmente los autores nos indican que “en 2013 el PT perdió las calles; en 2014-2015, el Congreso”. Sin embargo y pese a la revitalización de nuevas izquierdas autonomistas superadoras del paradigma del Partidão (el PT como partido de masas), desde su nueva lógica de oposición y carente de voluntad por ejercerse autocrítica alguna, el petismo parece que se rearticula como bajo una “renovada” hegemonía post-impeachment ante los sectores de la izquierda brasileña. En todo caso y pese a esta frustrante situación, esta por verse si las operaciones judiciales derivadas del Lava Jato permiten la presentación de la candidatura de Lula a las próximas elecciones presidenciales…. ya que como bien se indica en el libro, “no existe liderazgo en el PT más allá de Lula”.

Como no podía ser menos, el libro aborda la impresionante secuencia de escándalos de corrupción que ha dejado espantada a la ciudadanía del Brasil e incluso a la ciudadanía latinoamericana dadas sus implicaciones en el resto del subcontinente. En el eje del huracán político institucional está el sistema de financiamiento de partidos, mientras que el eje del cuestionamiento ético de las izquierdas se centra en el Partido de los Trabajadores. Desde el Mensalão, red de desvío de dinero público que garantizaba que varios diputados votaran según la orientación establecida por el gobierno federal, hasta la Operación Lava Jato –según los autores, “símbolo de la corrupción en Brasil entre el sistema privado y el público”-, el partido de masas más importante de Latinoamérica como organización política está desacreditado y el pacto social derivado de la Constitución de 1988 quedó en la picota.

Entre 1993 y 1997 Brasil vive un momento de refundación de sistema de financiamiento de sus partidos políticos, materializándose mediante la aprobación de la Ley de Partidos Políticos de 1995 y la nueva Ley Electoral de 1997. A partir de ahí se determinaría que sus fuentes de financiamiento pasaban a ser prácticamente ilimitadas, se permitirían las donaciones de empresas y apenas existirían techos para las donaciones y gastos. Lo anterior permitió, como se recoge en el libro, que el líder del Movimiento Sin Tierra (MST) Joao Pedro Stedile denunciara que la representación política brasileña está secuestrada por el capital, pues en la práctica las diez mayores empresas del país eligieron al 70% del Legislativo. En las últimas elecciones presidenciales del 2014 más del 80% de las donaciones a los principales contiendes de la campaña provenían de estas mismas empresas.

Fruto de lo anterior y como consecuencia de la presión social derivada de la Operación Lava Jato, la Corte Suprema de Brasil decidió prohibir en septiembre del 2015 la financiación de campañas electorales y partidos por parte de empresas, corazón del mega-escándalo de corrupción en la estatal Petrobras y en la red de constructoras privadas encabezadas por Odebrecht.

Las elecciones municipales realizadas en octubre del 2016, donde el PT sufrió su mayor debacle electoral en veinte años perdiendo 374 alcaldías, fueron las primeras en las cuales se aplicaron dichas restricciones. En todo caso, en Brasil se mantienen serias dudas sobre la capacidad del sistema de fiscalización que permitiría garantizar el cumplimiento de las nuevas reglas.

Esta obra también transita por los caminos del llamado “maldesarrollo” y neoextractivismo, abordando la lógica brasileña desde su potencialidad como país top minero. Brasil está junto a Rusia, Estados Unidos, Canadá, China y Australia, en el alto ranking de la minería, lo que le convierte en territorio codiciado para las corporaciones transnacionales extractivas, generándose la correspondiente afectación sobre las tierras comunales indígenas. La acumulación por despojo ha sido una práctica que ha dejado en América Latina varios millones de hectáreas libres para el desarrollo de megaproyectos, minería, ganadería extensiva y agronegocios, así como el desplazamiento de un número grande de comunidades en diversos países de la región, elemento que no que podía ser ignorado por Lora y Lao.

La relación entre el capital y el Estado brasileño, ampliamente abordada por autores del libro en diversos momentos diferentes, viene de lejos. El movimiento de internacionalización de las corporaciones brasileñas de construcción civil inició en los años 1970 con la recomendación de la dictadura militar de obras de gran porte, con vías de alta velocidad y usinas hidroeléctricas, lo que permitió el aumento de ganancias y la conformación de conglomerados empresariales. A inicios del presente siglo y con la acción del BNDES, estas firmas se proyectan exteriormente con el apoyo central de la diplomacia brasileña. Desde el Palacio de Itamaraty se ha intercedido en toda la región a favor de Odebrecht o de Andrade Gutiérrez, siendo las contrataciones impulsadas desde las embajadas brasileñas en diferentes países de región y también de África, lo que fue calificado eufemísticamente bajo el término de “promoción comercial”. Fruto de este “ejercicio patriótico”, Lora y Lao nos indican que “en la lista que divulga la revista Fortune, cinco empresas brasileñas figuraron entre las quinientas mayores compañías del mundo: Petrobras, Vale, Itaúsa, Bradesco y Banco de Brasil. Estos monopolios tuvieron, por un lado, el respaldo de Lula y el Estado; por otro, financiamiento del BNDES”.

El libro aborda esa relación entre el poder político y el económico, posicionando el rol de Lula da Silva en diferentes crisis mantenidas por algunas de estas corporaciones en diferentes países de la región. Al fi n y al cabo, y tal y como se expresa en algún momento de esta obra, administrar el Estado te transforma en “una unidad indiferenciada con el capital”. En la actualidad y destapada posiblemente apenas una parte del iceberg corruptivo institucional brasileño mediante la Operación Lava Jato, estas empresas le hacen un flaco favor al país mezclando su imagen con la de Brasil, lo cual en acertada opinión de los autores “afecta negativamente el imaginario de la sociedad”.

Como bien sabemos, el populismo es una lógica política que plantea una construcción imaginaria del “pueblo”, lo cual implica la articulación de una comunidad política homogénea que a su vez se identifica con ese concepto tan manoseado y discutible en el mundo globalizado como es el de “patria”. Este “nosotros” el “pueblo” se articula entonces bajo parámetros antagónicos con respecto a un “ellos” la “élite”, algo ya venía determinado de las lógicas de antagonismo marxista: explotados vs explotadores.

Los autores bien cuestionan en el transcurrir de las siguientes páginas como la supuesta irrupción de lo “plebeyo” en la política no haya significado otra cosa que el incremento en la acumulación de capitales por parte del 10% privilegiado de la población de nuestra región. La consecuencia deriva de una cita de Álvarez Junco que está incorporada en el libro: “el rasgo común a los populismo es la ausencia de programas concretos”.

Es por ello que Lora y Lao parten a reflexionar sobre las alternativas, planteando la autonomía y entendiendo, tal y como nos lo están enseñando una diversidad de indígenas con pasamontañas en el sur de México mediante sus caracoles y juntas de buen gobierno, que la autonomía de la colectividad no puede realizarse más que a través de la autoinstitución y el autogobierno, lo cual es inconcebible sin la autonomía efectiva de los individuos que la componen.

Entrados ya en el mundo de las alternativas, la obra explora diferentes facetas de la decolonialidad, el cuestionamiento de la forma partido, la representación como contrarius a la democracia, el feminismo, el postdesarrollo y otros tantos nuevos y no tan nuevos paradigmas que están conformando la actual lógica de prácticas emancipatorias en nuestra región. Su construcción final ha pasado a ser urgente dado el carácter estructural de la crisis que transversaliza en la actualidad al sistema mundo.

Si bien sabemos desde los Grundisse de Marx que la tendencia hacia crisis cíclicas es una ley inherente al capitalismo, el momento actual requiere transformaciones de carácter civilizatorio. Es un hecho indiscutible que el sistema capitalista ha generado periódicamente docenas de crisis cíclicas por lo menos desde 1825, cuando la primera auténtica crisis de sobreproducción internacional golpeó al planeta. Ahora bien, la forma en la que se desató la crisis del 2008, a diferencia de otras anteriores, demuestra que el sistema económico global ya no es tan sólido como lo era antaño, condición que hace que su recuperación este siendo especialmente lenta y altamente conflictiva. En un mundo de crecimiento ralentizado como el que vivimos tras el crack de las subprime, el endeudamiento global crece como la espuma alcanzando en la actualidad unos 200 billones de dólares (tres veces el tamaño de la economía global). El modelo aplicado para la salida de la crisis económica del 2008, a diferencia de otros modelos aplicados sobre otras crisis en otros momentos, vaticina un potencial desastre a medio plazo, abocándonos a un fuerte colapso del sistema financiero global.

No es casualidad que el propio Larry Summers, quien ejerciera como secretario del Tesoro en la época de Bill Clinton y también como consejero presidencial durante la pasada administración Obama, haya llegado incluso a desarrollar la llamada tesis del “estancamiento secular”, según la cual el tipo de interés de equilibrio en la economía habría bajado tanto que las políticas monetarias ultraexpansivas no serían suficientes para estimular la demanda, llegándose a la conclusión que el crecimiento sólo se conseguirá en adelante por medio de burbujas que tras estallar vuelven a generar una economía maltrecha.

Pero más allá de que no hayamos sido capaces de salir aún de la crisis del 2008 o estemos en un prolongado reflujo post-crisis, lo que pasa a ser particularmente preocupante es que a diferencia de otras crisis ésta no es tan sólo económica, sino una combinación de varias crisis lo que la convierte en una crisis multifacética. Tomando como base la tesis de José María Tortosa, podríamos afirmar que el momento actual combina al menos siete crisis distintas, pues además de la económica, tendríamos a nivel global una crisis de carácter ideológico, otra energética, la alimentaria, la medioambiental, la democrática y por último una de carácter hegemónico.

Aquí toma sentido nuevamente Wallerstein, cuando nos indicaba que el capitalismo es un sistema y que como todos los sistemas tiene una vida no eterna (los sistemas pasan por tres fases: creación, desarrollo y declive), motivo por el cual podríamos estar asistiendo a su última etapa, si bien está puede prolongarse aun en agonía durante décadas y generando cada vez mayor daño sobre la humanidad.

Siendo así y tomando como referencia a mi buen amigo y cómplice de múltiples investigaciones y proyectos Raúl Zibechi, “los pueblos enfrentamos ya no una tormenta/huracán/tsunami, sino algo mucho más complejo”. Zapatistamente hablando, estamos ante una hidra de mil cabezas que nos ataca desde diferentes lugares, pero en los mismos tiempos y con modos igualmente asesinos.

Lora y Lao nos cuentan que “la experiencia de Brasil, la generación de movimientos otorga especial importancia a la creación de espacios donde los diversos se encuentran y se reconozcan, donde se elaboren códigos y lenguajes comunes con base en sus diferentes modos de hacer y estar en el mundo”. Es así como se construye poder propio, donde la resistencia se convierte en la forma de vida, porque precisamente es la resistencia lo que determina el valor de la vida, liberando espacios y territorios. Se trata entonces, nos dicen los autores, “de resignificar lo social desde el territorio, desde la tierra y la cosmogonía de las altas culturas agrícolas, de sus lógicas colectivas de socialidad y de nuevas políticas que respondan a las demandas culturales y se opongan a la fragmentación y homogenización imperial”.

Para ello es necesario superar el discurso/confusión que llevó a que los pueblos latinoamericanos durante el ciclo progresistas a que dejasen de levantar sus puños para levantar tarjetas de crédito, lo que a la postre derivó en endeudamiento familiar fruto de la ideología del consumo y no en valores de solidaridad colectiva.

Es por ello que la opción por la vida es hoy el único camino posible, pero demanda de una nueva solidaridad aún en construcción. Como diría Hinkelammert, “aquella que reconoce que la opción por la vida del otro es la opción por la vida de uno mismo”, principio que rompe con el esquema de valores individualistas, de la economía fácil, de la depredación de una Naturaleza convertida en objeto, y que sitúan a nuestros pueblos en un nuevo paradigma civilizatorio que pasa a confrontar con ese pasado que gramcsianamente no termina de morir y por lo tanto impide el nacimiento de lo nuevo.

Bien, pues es en ese sentido en el que este libro camina, entendiendo como muy bien se dice entre sus páginas que “el pensamiento crítico debería de tener como punto de inicio una forma específica de realidad: la realidad de las formas de lucha que se oponen a la ley de la dominación”. Para ello hay que escuchar el sonido del mundo derrumbándose y el del nuestro resurgiendo, opción por la que opta este libro en su última parte, mediante una serie de entrevistas a compañeras y compañeros brasileños en sus distintas geografías, tiempos y modos.

1 Sociólogo y periodista español. Coautor con Raul Zibechi del libro “Cambiar el mundo
desde arriba: los límites del progresismo”. Consultor internacional en temas investigación
social y económica, marketing político, publicidad de productos, comunicación estratégica
y digital. Experto en Social Media y colaborador en diversos medios de comunicación en
América Latina y Europa. Miembro cofundador del periódico Diagonal. Miembro investigador
de Sistemas Integrados de Análisis Socioeconómico y director de la Fundación
Alternativas Latinoamericanas de Desarrollo Humano y Estudios Antropológicos.












(Volver a página inicial)