Globalización: Revista Mensual de Economía, Sociedad y Cultura


Julio de 2023

“Estamos compitiendo contra un régimen de corrupción en Guatemala”: hablamos con congresista del Movimiento Semilla sobre los intentos de la élite par
Amy Goodman


En Guatemala, las autoridades electorales rechazaron el intento de la élite empresarial y política que gobierna el país de anular los resultados de las elecciones presidenciales, que tuvo lugar en junio. Sandra Torres, ex primera dama acusada de corrupción, y sus aliados impugnaron los resultados de la primera vuelta electoral, en la que el candidato progresista Bernardo Arévalo, protagonista de la lucha anticorrupción en el país, obtuvo el segundo lugar con los votos suficientes para llegar a una segunda vuelta. El jueves 6 de julio, el Tribunal Superior Electoral dijo que los resultados finales de la primera ronda no habían cambiado después de la revisión. En la ciudad de Guatemala estallaron las protestas frente a la suspensión de la certificación de los resultados electorales. “Para nosotros fue realmente difícil competir en estas elecciones y ahora dicen que manipulamos los resultados”, dice Samuel Pérez Álvarez, diputado y dirigente del partido político Movimiento Semilla, por el que se postuló Arévalo. “Este régimen no sólo es corrupto, también es autoritario”. Las elecciones de segunda vuelta se celebrarán en agosto entre Torres y Arévalo.

Transcripción

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.
AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman.

Hoy analizamos un acontecimiento importante en Guatemala, donde los funcionarios electorales han rechazado un intento de la élite empresarial y política dominante de anular los resultados de la primera vuelta presidencial del mes pasado. Ahora, en agosto, se celebrará una segunda vuelta entre la ex primera dama Sandra Torres y el candidato progresista contra la corrupción Bernardo Arévalo, quien también es congresista de Guatemala.

La revisión de las papeletas se produjo después de que el partido de Sandra Torres, quien ha sido acusada de corrupción, y sus aliados rechazaran los resultados de la primera vuelta de junio. Un portavoz del Tribunal Electoral de Guatemala dijo en una entrevista con Reuters el jueves que los resultados de la primera vuelta no habían cambiado después de la revisión y se publicarán oficialmente la próxima semana. Pero las élites aún se niegan a aceptar los resultados y aumenta el temor de que interfieran en el proceso electoral antes de la segunda vuelta presidencial el 20 de agosto.

Las protestas estallaron durante el fin de semana en Ciudad de Guatemala luego de que la Corte Constitucional suspendió la certificación de los resultados, que colocaron en segundo lugar al candidato del partido progresista Movimiento Semilla, Bernardo Arévalo, quien se enfrentará a Sandra Torres en la segunda vuelta electoral de agosto.

Grupos de derechos humanos denunciaron la decisión de la corte como antidemocrática.
Este es un abogado del partido Semilla.

JUAN GUERRERO: “Lo que tenemos claro es que la consigna del partido oficial, apoyado por partidos satélites del oficialismo, es que logren abrir la mayor cantidad de cajas que les permitan declarar la nulidad del proceso electoral para que se vuelva a repetir un proceso”.

AMY GOODMAN: Bernardo Arévalo es hijo del expresidente Juan José Arévalo, el primer líder de Guatemala que fue elegido democráticamente, quien impulsó reformas sociales revolucionarias mientras estuvo en el cargo de 1945 a 1951. Bernardo Arévalo habló con sus simpatizantes en Ciudad de Guatemala después de la primera ronda electoral del mes pasado.

BERNARDO ARÉVALO: El combate es contra la corrupción, porque sin combate contra la corrupción no vamos a lograr el desarrollo ni la lucha contra la pobreza. A nosotros nos parece que ese es un síntoma del deterioro autoritario que está sufriendo el país bajo este régimen. Y nosotros vamos a combatir toda persecución a la prensa, todo acoso a cualquier persona por causa de sus manifestaciones, de sus ideas, de su protesta o de su disidencia. Vamos a garantizar la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de protesta.

AMY GOODMAN: Para profundizar el tema vamos a Ciudad de Guatemala, donde nos acompaña Samuel Pérez Álvarez, congresista guatemalteco y secretario general del partido político progresista Movimiento Semilla. Pérez Álvarez fue elegido para el Congreso de Guatemala en 2020. Bienvenido a Democracy Now!

En este momento hay todo tipo de disputas internas dentro de la élite política y empresarial dominante. Primero, ¿le sorprendió que el candidato de su partido ocupara el segundo lugar? ¿Puede hablar de lo que esto significa para Guatemala y cree que esta segunda vuelta ocurrirá el 20 de agosto, aunque es de esperarse que la élite ponga todo tipo de obstáculos?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Sí, en realidad sí fue muy sorpresivo para nosotros, fue importantísimo para Guatemala, porque en realidad no estábamos compitiendo en contra de algunos partidos políticos, sino que en contra de un régimen de corrupción en Guatemala. Y eso es importante porque ellos tienen dinero del narcotráfico, tienen dinero de la corrupción y nosotros no teníamos mucho dinero, pero teníamos el apoyo de la gente y eso es lo más importante, porque nos permite ganar con legitimidad.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar sobre la posición de Bernardo Arévalo y del partido Semilla en el Congreso? ¿Qué características tendría otra presidencia de Arévalo, ya que su padre fue presidente de Guatemala? ¿Cuál fue su plataforma de campaña?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Bueno, somos un partido socialdemócrata. Ese es nuestro legado. Nuestro objetivo es rescatar las políticas sociales que lograron en la época de la revolución en Guatemala, que permitieron tener derechos laborales, seguridad social, educación y salud pública. Y ahorita nuestro objetivo es recuperar eso, pero transformarlo a la modernidad. Y eso nos permite empezar a adaptar todos los avances que se lograron en esa época, que fue cuando el papá de Bernardo Arévalo fue presidente a mediados del siglo pasado, y ahorita traerlos al presente y empezar a modernizar el Estado, la economía, la sociedad. Así que esa es nuestra agenda.

AMY GOODMAN: Quiero hablar, para la audiencia que no conoce la historia de Guatemala, sobre el papel de Estados Unidos en esa historia hasta el día de hoy. En 1953, Estados Unidos participó en el derrocamiento del gobierno democráticamente electo de Irán y luego puso su mirada en Guatemala en el 54, poco después de la presidencia de Juan José Arévalo, el padre de Bernardo Arévalo. En 1954, el secretario de Estado de Estados Unidos era John Foster Dulles, que había sido abogado corporativo de United Fruit. Como secretario de Estado, él lideró el derrocamiento, en nombre de United Fruit, del presidente Arbenz de Guatemala, quien fue elegido democráticamente. Luego vino esta sucesión de gobiernos militares, y uno de los líderes guatemaltecos, Ríos Montt, apoyado por Reagan, supervisó la violencia contra los pueblos indígenas de las montañas del noroeste. ¿Cómo podría una presidencia de Arévalo, si logra la victoria en la segunda vuelta del 20 de agosto, revertir esta historia?¿Cómo lograr una verdadera democracia e igualdad en Guatemala, además de tener que lidiar con el Gobierno de Estados Unidos?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Bueno, el contexto en Guatemala, cuando fue el primer gobierno democráticamente electo, que fue precisamente el papá de Bernardo Arévalo, el expresidente Juan José Arévalo. Era un contexto de una dictadura, de autoritarismo muy violento en Guatemala y fue la primera vez que hubo una participación masiva con mucha legitimidad de su presidencia. Y ahí está muy presente en la historia, en Guatemala, recordar eso como un hito fundamental. Todo el mundo recuerda en el país la presidencia de Juan José Arévalo por haber tenido avances sociales. Así que ese legado lo recogemos ahora en un contexto muy parecido porque, ahorita no es una dictadura militar, pero es una dictadura de corrupción y ahorita el único objetivo es empezar a recuperar la democracia como un primer paso para empezar a avanzar en políticas sociales, económicas, que nos permitan tener un país donde la gente no se muera de hambre. Literalmente.

AMY GOODMAN: Hable sobre el intento de anular los resultados de las elecciones de junio por parte de la élite política y gubernamental, que muchos llaman el Pacto de Corruptos y que han exigido un recuento, el cual ha finalizado. Ahora Sandra Torres está a la cabeza, seguida por Bernardo Arévalo. ¿Qué cree que pasará ahora? ¿Se rendirán y permitirán que se realice la segunda vuelta? ¿Veremos casos judiciales o anulaciones? ¿Podría incluso haber violencia en las calles alentada por el Pacto?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Bueno, lo que hicieron fue un intento de recontar los votos y lo que sucedió fue que terminaron, justo ayer terminaron las reuniones para eso, y al final a nosotros nos dieron más votos de los que nos habían dicho originalmente. Así que salimos con mucha fuerza en ese proceso. Así que yo creo que ese plan se les arruinó porque su argumento era que habíamos cometido un fraude masivo. Y lo que pasó fue que a la vista de todo el público, a la vista de los ojos de la prensa nosotros en realidad teníamos más votos, no fueron muchos, pero fueron un par de miles de votos que nos dan mucha fuerza. Ahora, sí tenemos presente que es probable que presenten casos en contra nuestra, en contra mía, en contra de Bernardo o en contra de Semilla. Así que estamos preparados para eso.

AMY GOODMAN: ¿Cómo la corrupción y el autoritarismo conducen a más migración? Las personas quieren vivir en su propio país pero se ven obligadas a salir ya sea a causa de la pobreza o la persecución.

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Sí, en realidad, el problema es que quienes han gobernado a Guatemala no tienen una visión de programa o estrategia, sino que sólo llegan para robarse todo lo que puedan y cómo protegen después a los jueces de ellos para que no los investiguen por el dinero que se robaron. Pero eso significa que no hay estrategia de desarrollo económico, ni siquiera los problemas más pequeños. Eso ha provocado como consecuencia migración, aumento de violencia, de pobreza, de desigualdad. No hay un clima de negocios favorable, no hay inversión en Guatemala más que del narcotráfico, entre otras cosas. Y eso tiene que ver también con una élite política muy corrupta, pero también con una élite económica muy acaparadora que no permite competencia, que sólo ganan ellos. Y por lo tanto, la migración es la única salida que encuentra la gente en Guatemala.

AMY GOODMAN: Antes de terminar, ¿cómo planea el Movimiento Semilla, su partido, hacer campaña para esta segunda vuelta electoral, suponiendo que tenga lugar el 20 de agosto? La ex primera dama Sandra Torres está a la cabeza, seguida de Bernardo Arévalo. ¿Cuál es su estrategia?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Bueno, ya no se trata solamente de Sandra Torres compitiendo en contra de Bernardo Arévalo y de Semilla, sino que se trata de todos los actores de corrupción, de impunidad junto con Sandra Torres, versus el pueblo de Guatemala junto con Semilla. Y eso lo tenemos muy claro. Así que ellos van a empezar a atacar, a inventarse casos, a desinformar y nosotros vamos a seguir hablando sobre las propuestas, sobre el futuro y cómo vamos a derrotar juntos este régimen de corrupción en donde no gana absolutamente nadie.

AMY GOODMAN: ¿Cómo le ha ido a Semilla en el Congreso?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Bueno, ahorita ha sido una batalla muy difícil en el Congreso, porque en realidad ellos tienen mayoría absoluta para pasar lo que quieran ahí adentro. Pero nuestro objetivo no es construir mayoría adentro, sino construir mayoría afuera con el pueblo de Guatemala y hemos visto que ahí está presente, que está listo para dar la batalla junto con nosotros. Y yo creo que eso es lo que vamos a terminar haciendo.

AMY GOODMAN: Finalmente, ¿siente que está viendo una nueva era en Guatemala?

SAMUEL PÉREZ ÁLVAREZ: Sí, definitivamente, es la primera vez en la que se pasa a segunda vuelta en las elecciones, en la que no toca un corrupto versus uno un poquito menos corrupto, sino que hay un régimen de corrupción versus una alternativa que nos da esperanza, que nos permite pensar que hay un futuro mejor de recuperar la democracia y resolver los problemas económicos y sociales de la gente.

AMY GOODMAN: Samuel Pérez Álvarez, muchas gracias por estar con nosotros desde Ciudad de Guatemala, congresista guatemalteco, jefe del partido político progresista Movimiento Semilla, hablando de lo que parece ser una segunda vuelta electoral presidencial el 20 de agosto. Estaremos cubriendo eso también. Esto es Democracy Now!, democracynow.org.

Haga clic aquí para ver nuestra entrevista en inglés. Soy Amy Goodman. Gracias por acompañarnos.


https://www.democracynow.org/es/2023/7/11/estamos_compitiendo_contra_un_regimen_de

Visitas: 88